Detienen a cuarto exjefe militar por las muertes en Senkata

Detienen a cuarto exjefe militar por las muertes en Senkata

VTV DIGITAL

El Ministerio Público aprehendió al excomandante del Ejército  general Iván Inchauste Rioja, involucrado en el proceso por las muertes de Senkata, El Alto, ocurridas en noviembre de 2019. Inchauste es el cuarto militar detenido por este caso.

El uniformado fue detenido ayer en Cochabamba y trasladado a la ciudad de La Paz, donde se llevará su audiencia de medidas cautelares.

“La Fiscalía Anticorrupción de La Paz y la Felcc cumplieron con la orden de aprehensión del uniformado cuando se encontraba en su domicilio en Sacaba”, informó el director de la Fuerza Especial de lucha Contra el Crimen (Felcc), Rolando Rojas.

Inchauste fue posesionado como comandante accidental del Ejército el 13 de noviembre de 2019, durante el gobierno transitorio de Jeanine Añez. Sin embargo, fue sustituido por Rubén Salvatierra Fuentes en marzo de 2020, después de que fuera involucrado en presuntos contactos con el expresidente Evo Morales, acusación que Inchauste rechazó.

El militar es investigado por los  delitos de homicidio y lesiones graves y leves. Los otros uniformados involucrados en este caso son: el general en retiro y exdirector de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH)  Luis Fernando Valverde Ferrufino, detenido en el penal de El Abra, Cochabamba; el excomandante de la División Mecanizada del Ejército  general Franko Suárez Gonzales  y el coronel del Ejército Julio César Tamayo, ambos recluidos en la cárcel de San Pedro de La Paz.

Los tres uniformados fueron implicados en los conflictos violentos ocurridos en la zona alteña de Senkata el pasado 19 de noviembre de 2019, después de la renuncia de Evo Morales a la Presidencia.

Ese día, efectivos militares y policías escoltaron cisternas cargadas de combustible que lograron salir de la planta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) de Senkata hacia la ciudad de La Paz. En el trayecto, los uniformados usaron agentes químicos para dispersar las protestas que había en la urbe alteña e impedían el paso de los vehículos.

Luego, las protestas de sectores sociales que pedían el retorno de Evo Morales al poder se masificaron, derribaron la pared de la planta de Senkata y producto de esa situación se efectuó la intervención conjunta de militares y policías para resguardar el recinto.

En ese contexto, se registraron enfrentamientos entre manifestantes y uniformados con el saldo de 10 personas fallecidas por proyectil de arma de fuego y 31 heridos. Esos acontecimientos son investigados por el Ministerio Público.

Compartir


Quieres publicidad